fbpx
  • +34 621 231 536
  • comercial@astralenergy.es

CONSEJOS PARA AHORRAR ENERGÍA EN EL TRABAJO - AstralEnergy

febrero 18, 2020

Para cualquier empresa es clave lograr una eficiencia energética. Ahorrar energía permite reducir los gastos de la compañía y reducir la generación de residuos.

Actualmente, pasamos más tiempo en nuestros puestos de trabajo que en casa. La mayoría de nosotros dedica horas y esfuerzo a cumplir con una jornada laboral en la que consumimos energías y recursos.

Solo hay que mirar alrededor para notar la importancia que tiene usar responsablemente la energía y los recursos que se utilizan. Como ya sabemos las fuentes de las que se obtienen esa energía y recursos no son renovables.

En la mayoría de los casos para producir energía se genera contaminación que provoca numerosos efectos dañinos en los ecosistemas. Lo mismo sucede con las materias primas con las que se fabrican los recursos que utilizamos con frecuencia en el trabajo.

Sostenibilidad y ahorro

Hacer un uso responsable de la energía no solo significa un ahorro de dinero, sino que también es una apuesta por la sostenibilidad y el respeto de nuestro planeta. En el trabajo pueden realizarse pequeñas acciones cotidianas que ayuden a conseguir un cambio en el comportamiento de los trabajadores.

Al igual que el reciclaje, el ahorro energético y de recursos depende de nuestras acciones individuales. El objetivo principal es identificar en qué tareas y zonas de la empresa se gastan más energía y recursos.

Después de realizar ese análisis podrían regularse de forma más efectiva las conductas a seguir para reducir el consumo. Un cambio en el comportamiento de los trabajadores puede lograrse estableciendo pequeñas rutinas a seguir.

Muchos gestos simples contribuyen positivamente. Ejemplos: apagar las luces de los espacios en los que no se está trabajando o utilizar equipos con sistemas de ahorro energético y apagarlos cuando no vayan a usarse por un largo periodo de tiempo.

Reduce el consumo de energía

El consumo de energía es imprescindible para realizar nuestro trabajo diario. Lo importante es mantener ese consumo en niveles adecuados.

Se ha demostrado que buena parte de la energía total que se consume en las oficinas se utiliza de manera ineficiente. Con algunas medidas sencillas puede revertirse esta realidad. Si las extendemos a la mayor cantidad de espacios de trabajo los resultados pueden ser más significativos.

1 – Mantener apagadas las luces de los espacios de trabajo que no utilizamos (oficinas, sala de reuniones).

2 – Aprovechar al máximo la iluminación natural si subimos las persianas o corremos las cortinas podemos prescindir de encender el interruptor. Y esta acción simple suele mejorar tanto el estado de ánimo de los trabajadores como el ambiente laboral en general. Para evitar los reflejos que ocasiona la luz natural se puede distribuir la posición de las mesas de trabajo de forma que se siga aprovechando la iluminación y se eviten las molestias.

3 – Las lámparas de bajo consumo son muy recomendables. En el caso de la iluminación artificial tengamos presente que las bombillas incandescentes y halógenas generan más gastos. Su rendimiento es mejor y su durabilidad llega a ser 10 veces mayor que la de las bombillas tradicionales. La iluminación que ofrecen es óptima y el gasto de energía que generan es mínimo.

4 – Mantener limpios los filtros de los sistemas de climatización. Así garantizamos que la salida de aire sea óptima.

5 – Desconectar los equipos que no se usen (fotocopiadoras, impresoras, etcétera).

6 – Colocar regletas. Preferiblemente con interruptor para que los equipos que estén conectados a ella queden totalmente apagados con un solo click.

7 – Informar a los trabajadores dejando claro los beneficios que reporta el ahorro energético.

Uso eficiente de los recursos

Uno de los recursos que más se utilizan en las oficinas es el papel. Los volúmenes de este recurso que se utilizan imprimiendo informes, resúmenes, informaciones generales, etcétera, suelen ser elevados.

Los últimos datos reflejan que en nuestro país la industria papelera ha incrementado su facturación.

Esos mismos datos muestran que el consumo de papel de impresión y escritura ha descendido ligeramente. Un cifra alrededor del 5,4% que refuerza la idea de promover alternativas al uso del papel.

En el trabajo podemos ahorrar cada vez que imprimimos un documento. Primero reutilizando los documentos desactualizados imprimiendo nueva información en la cara en blanco.

Luego podemos utilizar las dos caras del papel cuando necesitemos fotocopiar o imprimir. Hacerlo es una medida muy práctica.

El papel se utiliza de forma óptima si revisamos los textos antes de imprimir y dejamos solo lo imprescindible.

Aprovechar al máximo los espacios de post-its, cuadernos y documentos impresos es otra buena costumbre. En más de una ocasión se pueden tomar notas en el reverso en blanco de los documentos impresos.

Antes de imprimir un documento podemos pensar si realmente lo necesitamos. Hay ocasiones en las que una información puede circularse de forma electrónica.

Consejos para conseguir eficiencia energética

Para producir más con menos es fundamental ahorrar energía y recursos materiales. Las ganancias pueden ser mayores y las emisiones contaminantes se reducen.

Existen otras acciones que nos pueden ayudar a optimizar el uso de la energía y los recursos en el trabajo:

  • Recicla y reutiliza en la oficina, los materiales que sean posible y utiliza recursos que no tengan una huella tóxica.
  • Evita materiales desechables y de un solo uso como vasos desechables. El informe de residuos generados de 2018 revela que los desechos aumentarán un 70% en los próximos 30 años.
  • Utiliza cargadores solares ya que generan energía limpia y renovable.
  • Optimiza el consumo de agua en zonas comunes (baños, comedor, etcétera).
  • Reutiliza piezas de equipos que mantengan su utilidad (teclados y cables de PC, ratones, etcétera).
  • Programa mantenimientos para los equipos de climatización y contribuye a que funcionen correctamente no dejando puertas o ventanas abiertas mientras estén encendidos.
  • Utiliza las escaleras para desplazarte.

Lograr mayor eficiencia en estas acciones depende directamente de la voluntad individual. A pesar de esto es igualmente recomendable designar a una persona que se encargue de fiscalizar de manera activa la puesta en marcha de las medidas.

Cualquier modificación es más fácil cuando existe esa persona que tiene la responsabilidad de velar por el cumplimiento del plan aprobado.

Manteniendo una responsabilidad social con el entorno puede cambiarse la percepción de los trabajadores y mejorar el ambiente laboral. Lo que está en juego, en casi todas las organizaciones y empresas, es mantener la competitividad.

close

PRIVACY POLICY - NO HACEMOS SPAM

Tags: , , ,

Agregue sus comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados como *

Your Name *

Your Mail *

Your Comment*

¡¡Llámanos Ahora!!